Ir al contenido principal

Mi querida primavera

 Mi querida primavera 

Ya vas creciendo entre nosotros.

Te vas abriendo paso en las noches difusas e inexpresivas.

Vienes danzando resuelta alegrando nuestras lánguidas vidas.

Inundas con tus olores y colores por donde habitas.


By Ivy love 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El retorno del principito

  El retorno del principito   Soy Iryna y hasta hace tres semanas atrás era una adolescente más de cualquier ciudad Europea. Ahora huía de mi querida  Kyiv. Estaba frustrada, llevaba ya más de 10 horas andando y no veía la ansiada frontera con Polonia. Era una cuestión de vida o muerte.  Me senté aún lado de la carretera para poder descansar, ya no sentía los pies. Me quede un poco adormilada cuando de pronto me despertó una extraña vocecita. Cuando lo vi, supe quien era. Yo - Se quien eres.         Eres el Principito, el niño del cuento. Principito- ¿El aviador os hablo de mi? Yo- Sí, contó cómo te conoció. Principito- Ya veo Yo- Deberías marcharte, es bastante peligroso ahora mismo estar aquí. Principito- ¿Por qué?  Me parecía de locos que estuviera preguntándome tal cosa, ¿es que acaso no ve lo que está pasando?  Yo- Estamos en guerra, un loco quiere apropiarse de mi país. Principito- ¿Guerra? ¿Que es eso? No sabía cómo iba a explicarle a un niño que era

El silencio de los pájaros

 15 de julio del 1944 Tenía doce años y era la mayor de seis hermanos, como muchos niños de la posguerra no íbamos al colegio. Yo tenía que cuidar a mis hermanos y hacer las labores de la casa.  No sabía escribir ni leer, no porque no quisiera estudiar si no porque no me dejaban. Con tan solo 12 años sabía cocinar, planchar, lavar, coser …. Además de hacer todo eso era también la recadera de mi tía Josefa. Yo era la encargada de llevar los paquetes que encargaban en la pequeña tienda de ultramarino que tenía, llevándose la propina que me daban mis padres” Aquí lo que hay, es de todo” Decían siempre. En esa época el hambre era uno más en la familia y lo de compartir era ley de vida, no como ahora que significa una virtud de la personalidad. En esos años no había virtud, si no hambre.  Ya era tarde y como siempre le fui hacer los mandado a mi tía, la última era una nueva clienta la llamaban “Señorita Anita” era maestra de escuela, aún no la conocía. Llegue a su casa y pegue en la p

Redención

Redención  Una historia del camino. No podía más, tenía los pies con ampollas, colorados como un tomate y las rodillas me sonaban como las bisagras viejas de una puerta, el dolor era insoportable. Me senté debajo de un árbol, necesitaba descansar, necesitaba respirar además debía pensar que iba hacer. Mirando a mi alrededor me di cuenta que estaba en el Camino de la Vía de la Plata, no sabía cómo había llegado ahí, huyendo me había metido en ella. Llevaba varios días andando, pasaba desapercibida, era una más, nadie sabía quién era, que hacía y de quien huía. Pensándolo bien, si supiera mi padre donde estaba pensaría que era una broma, o mejor dicho, otra manera más de manchar el honor de mi familia. Yo no era creyente de nada, solo creía en mi y en nadie más. Estaba en Astorga eso era lo que ponía, necesitaba comer algo y beber algo. Había pasado las noches dormida a la intemperie temiendo que me pudieran encontrar. Prefería dormir en el camino, escondida que irme algún albergue en